Un día de cine en el E.P. de Mujeres de Chorrillos

Un día de cine en el E.P. de Mujeres de Chorrillos

450 internas vieron la película Nada que Perder, que cuenta la vida de Edir Macedo, un hombre que por seguir sus sueños, sufrió cárcel.   Perder la libertad y estar en una cárcel es duro para cualquier persona, y más aún si se es mujer. Las autoridades del Establecimiento Penitenciario de Mujeres de Chorrillos lo saben y por eso realizan varias actividades para tener ocupadas a las internas. A este lugar, el pasado 30 de abril, llegaron las voluntarias del proyecto Unidos Todos Podemos (UNP) de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo (CCES) para contribuir en la resocialización de las presas. En esta oportunidad, las 30 voluntarias trajeron para las internas una película con el propósito de hacerlas ver que la vida no acaba porque se cometió un delito y se tiene que pagar por ello, sino que esta continua, y por esa razón hay que seguir luchando para que el futuro sea diferente. Todo ello, claro, con fe y perseverancia. A las 10:30 de la mañana el teatro del penal, que previamente fue convertido en una sala cinematográfica (con pantalla gigante, sonido digital y asientos numerados) por las voluntarias, abrió sus puertas para que 200 internas pudieran pasar a la primera función (la segunda se realizó a las 2 de la tarde con 250 asistentes). Mientras pasaban cada una intercambiaba su ticket de ingreso por un cono de canchita y un vaso de gaseosa. A las 11 de la mañana se inició la película Nada que Perder , que narra la vida de Edir Macedo, un hombre quien en busca de su sueños sufrió cárcel, insultos, amenazas, pero que a pesar de ello, logró hacer realidad todo lo que se propuso. La determinación de Macedo de no doblegarse ante las adversidades, impactó en muchas internas. Una de ellas, de nombre Tilsa, dijo que le llamó la atención la fe del personaje. Igual opinión tuvo Nora. Al finalizar ambas funciones, las voluntarias sortearon 10 libros titulados Dama de la fe, y solo quien tenía un ticket especial debajo de su asiento se ganaba el libro. Arturo Moreira, responsable del proyecto UNP, nos cuenta que es un privilegio ayudar a las internas a través de este trabajo. “Ellas valoran cada apoyo que les damos, agradecen mucho esta labor, que no busca juzgarlas, sino motivarlas para ser mejor personas”. Hasta abril del 2018, en el Establecimiento Penitenciario de Mujeres de Chorrillos, según el INPE, había 726 internas, de las cuales 37 eran madres. La población mayoritaria en dicho lugar, tiene entre 30 y 37 años.   NIÑOS En el E.P. de Mujeres de Chorrillos, hasta abril del año pasado, había 37 niños, 23 varones y 14 mujeres.