Obispo Macedo: de estar preso injustamente a bendecir al presidente

Obispo Macedo: de estar preso injustamente a bendecir al presidente

Ocurrió el 1 de septiembre último ante más de 10 000 personas. Conozca un poquito más al protagonista de la película Nada que Perder II.   Cuando el año pasado se estrenó la primera parte de Nada que Perder y millones de personas se enteraron que el obispo Edir Macedo, líder espiritual y fundador de la Iglesia Universal, fue encarcelado por 11 días en 1992, acusado de fraude, charlatanería y curanderismo, nadie imaginó que ese mismo religioso, 27 años después, consagraría al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Pero sucedió. El encuentro de Bolsonaro y Macedo ocurrió el 1 de septiembre último. Ese día, el presidente de Brasil llegó al Templo de Salomón, ubicado en Sao Paulo, en helicóptero. Su presencia en dicho lugar se debía a que ese día iba a participar del culto del domingo. Bolsonaro, desde que fue candidato en las últimas elecciones presidenciales, tenía la inquietud de conocer personalmente al obispo Macedo, según dicen los allegados al primer mandatario. Pero la campaña no se lo permitió. Ocho meses después de asumir la alta magistratura, Bolsonaro hizo realidad esa inquietud. Ante decenas de periodistas, el presidente dijo lo siguiente: “Tengo el placer de conocer al obispo Macedo personalmente, pues admiro su humildad, sinceridad y su temor a Dios”. El obispo Macedo, tras orar por los más necesitados, invitó al presidente Bolsonaro pasar al altar para consagrarlo. Frente a más de 10 mil asistentes, dijo: “En nombre del Señor Jesús, Dios, pido toda su autoridad para bendecir a este hombre y que el Espíritu Santo caiga sobre él para darle la sabiduría que requiere para gobernar con coraje e inteligencia este país, y así convertir a Brasil en una nueva nación”. Tras decir estas palabras, los concurrentes aplaudieron fuertemente.

Desfile militar

Por los 197 años de la Independencia de Brasil, que se celebra todos los 7 de setiembre, el presidente Bolsonaro invitó al obispo Edir Macedo a acompañarlo en el estrado oficial. Macedo viajó con su esposa Esther a Brasilia, capital del gigante sudamericano, para estar desde tempranas horas en el desfile militar. La humildad, sinceridad y la fe inquebrantable que caracterizan al obispo Macedo, y que llamaron la atención al presidente de Brasil, podrá usted seguir viéndolo en la segunda parte de Nada que Perder, que en Perú se estrenará este 17 de octubre.