Manos que ayudan

Manos que ayudan

Voluntarios de Yo T-Ayudo se hicieron presentes en Aplao, Arequipa, con donativos para los damnificados.   Los desastres naturales en nuestro país ya son un problema en agenda de cada año. Y a pesar de ello, las autoridades poco o nada hacen para evitarlos. El pasado 7 de febrero, a las 5 de la tarde aproximadamente, debido a un huaico producido por las fuertes lluvias que cayó sobre la ciudad de Aplao, provincia de Castilla (Arequipa), 3 lugareños murieron, 111 quedaron damnificados y 600 fueron afectados.  A este lugar donde viven unas 8800 personas (la mayoría de ellos dedicados a la agricultura y ganadería), y que está ubicado a 3 horas de la ciudad de Arequipa, llegaron al día siguiente de la desgracia 6 voluntarios de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo trayendo 50 bolsas de alimentos no perecibles, frazadas e igual número de artículos de higiene para 50 damnificados. Osvaldo Arcana, agricultor arequipeño y voluntario del proyecto Yo T-Ayudo de la CCES, comentó que ver tantas casas destruidas en Aplao y a mucha gente sin comida le impresionó. “Hace tiempo que algo así no veía. Esto pudo haberse evitado. Ya es hora que en el país se trabajen temas de prevención para que cada año no tengamos que lamentar desgracias como estas”, enfatizó Arcana. Hasta el 11 de marzo, los desastres naturales (huaicos y desbordes de ríos) de este año dejaron en Arequipa, según el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional, 213 damnificados, 8286 personas afectadas, 9 fallecidos y 29 damnificados.