Los desesperados por la condenación

Los desesperados por la condenación

Una de las sensaciones más agobiantes para el ser humano es estar encerrado. Para muchos el estar en el tráfico produce incomodidad, otros entran en pánico al quedarse atrapados en un elevador, por mencionar algunos ejemplos. Sin embargo, el mayor castigo para alguien, ante la ley, es quitarle el derecho a la libertad. Actualmente existen muchos recursos legales que le permiten al acusado pagar su condena de diversas maneras, incluso logran salir bajo fianza o reducir los años de encarcelamiento. No obstante, la peor prisión que existe es la eterna: el infierno. Porque una vez que se entra, no se puede salir. Si un preso se angustia al saber su condena de unos años, imagínese lo que será saber que estará para siempre en un lugar donde será atormentado. Con seguridad, la desesperación será inmensa. Diariamente, muchos piensan esto en cuanto al tema espiritual se refiere: «estar apegado a la Palabra de Dios, a la iglesia, hacer lo que dicen que es correcto… ¡No, eso no es para mí! Yo quiero ser libre para hacer lo quiera con mi vida». Lo que muchos no toman en cuenta es que esa falsa libertad, puede traerles la condenación eterna de su alma, pues se creen libres cuando la realidad es que son presos de sus pecados.
Por eso el Señor Jesús aseguró: «Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará» (Lucas 9:24). Posiblemente tú, que elegiste seguir al Señor Jesús, eres motivo de burla o de persecuciones, esto por la renuncia y obediencia a la Palabra de Dios, pero no te aflijas, piensa que la verdadera libertad la tendrás en los Cielos. Ahora bien, debemos ser conscientes de que esta elección solo puede realizarse en vida. Después de la muerte no hay nada qué hacer. Una vez en el infierno, la persona ya está condenada. Por eso, mientras tengas vida, busca la salvación de tu alma, pero no lo hagas por miedo, hazlo por amor a Dios. Si supieras que podrías ir al infierno, ¿qué harías para cambiar esa condena?