La mayor mentira de Satanás: el obispo Edir Macedo revela cuál es

La mayor mentira de Satanás: el obispo Edir Macedo revela cuál es

La Escuela de la Fe está ayudando cada vez más a las personas a conocer mejor la Biblia y fortalecer su fe. El pasado miércoles 5 de diciembre el obispo Edir Macedo le reveló a los presentes cuál es la mayor mentira de Satanás: “Cuando una persona no obedece los mandamientos de Dios, no tiene nada de Dios. Ella no tiene nada de hija de Dios. Eso es mentira. La mayor mentira de satanás es la ilusión de que todos son hijos de Dios” . Conforme a lo que el obispo explicó, un hijo de Dios es aquel que se dispone a obedecerlo. Es necesario tener y guardar Sus mandamientos para ser amado por Dios como hijo. El amor del Padre es la mayor mentira de satanás En un pasaje registrado en el Evangelio de Juan, el Señor Jesús afirma: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él” (Juan 14:21). La verdad es que para tener el amor de Dioses necesario cumplir Sus mandamientos. “Los mandamientos son la voluntad de Dios para que cada uno de nosotros practique, obedezca”, afirmó el obispo.  

¿Dónde encontrar los mandamientos?

Sin embargo, las orientaciones de Dios están al alcance de cualquier persona. Basta leer la Biblia para encontrarlas. “La Biblia está disponible para todos.Nadie puede decir que no tuvo los mandamientos de Dios, porque la Biblia ha sido el libro más leído y más vendido en todo el mundo. Y la Biblia es el mandamiento”, afirma el obispo Macedo. “Ahí es donde está el gran problema, porque la mayoría de los que dicen creer en Dios, y están en las iglesias, no obedecen Su Palabra. ¿Y por qué no obedecen? Porque no quieren sacrificar. No quieren abandonar sus pecados. No quieren abandonar aquello que está mal, aquello que es injusto, de lo que contraría la Palabra de Dios”. Es decir: todos tienen el derecho de ser o no ser hijo de Dios y escapar de la mayor mentira de satanás. Depende de cada uno elegir si va a obedecer al Padre o no.