La importancia de la paciencia en la caminata cristiana

La importancia de la paciencia en la caminata cristiana

Por Rafaela Dias / Foto: Internet Todo el día deberíamos ejercitar la paciencia. Sea en el tránsito intenso de una mañana del lunes, a ejemplo, o en la cola del banco, cuando ella tarda más de una hora hasta que llegue su turno. En todo momento es necesario tener paciencia para enfrentar los desafíos de la vida. Sin embargo, la práctica de ella no ha sido constante en la vida de muchos. Por eso, no es difícil personas estresadas y ansiosas. En una sociedad conectada la baja velocidad de Internet o incluso en tiempo de espera en la máquina de café expreso genera impaciencia y estrés en el ser humano.  

                                                                                                                                                                                                              Fruto del Espíritu Santo

    Es importante resaltar que la paciencia es uno de los frutos del Espíritu Santo, pero no es muy discutida con tanta frecuencia, pero eso no debe dejar de ser ejercitada en el día a día. Principalmente, en lo que se refiere al ámbito espiritual. Sin ella, el cristiano puede, incluso, desmoronarse en su fe.   El obispo Renato Cardoso explicó recientemente que la paciencia puede ser ejercitada, incluso, en los momentos de tentación. Él fundó sus enseñanzas en el pasaje del libro de Santiago, capítulo 1, versículo 2.  
“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. “Santiago 1: 2
 
“Enfrentar las tentaciones y no caer le enseña y produce paciencia. Ella no es algo que viene naturalmente, automáticamente, sino por la prueba de la fe. Cuando usted es tentado y resiste, eso produce en ti la virtud de la paciencia “, aclaró el obispo.
  En el mismo capítulo, el apóstol Santiago todavía alerta que la paciencia debe ser perfecta (Santiago 1: 4).  
“La paciencia tiene que ser hasta el final. Sólo es paciente quien confía en un resultado mejor. Muchos solteros, por ejemplo, empiezan en la paciencia, decididos a no involucrarse con quien no es de la fe. Hasta que llega un momento que la tentación es muy grande, y se entregan a cualquiera y pierden la fe. Cuando eso sucede, la paciencia no es perfecta “, destacó el Obispo.
 

                                   Paciencia permanente

De igual modo, la Biblia también relata la historia de una persona que no tiene la fe perfecta. El profeta Elías hizo un desafío contra 450 profetas de Baal. Enfrentó, diciendo que el que respondiera con fuego, sería, verdaderamente, el Dios de Israel. (Lea 1 Reyes 18:24).   Los profetas de Baal clamaron, pero nada sucedió (1 Reyes 18:29). Elías, sin embargo, al clamar, rápidamente fue respondido por Dios con fuego venido de los cielos. (1 Reyes 18: 36-38).   Después de ese episodio, sin embargo, Elías esperaba que Jezabel y Acab se rendiera a Dios, pero eso no sucedió. Jezabel envió un recado a Elías diciendo que lo mataría (1 Reyes 19: 1-2). Y Elías, que había enfrentado a más de 400 hombres, huyó con miedo (1 Reyes 19: 4).   “Jezabel y el reinado de Acab vinieron a caer, como Dios había determinado, pero no a la hora que Elías esperaba. De la misma forma sucede con muchas personas que no tienen paciencia. Ellas oran, ayunan, sacrifican, hacen y determinan el milagro y, si no sucede, desaniman, fracasan, abandonan la fe y se quedan de mal con Dios “, reiteró el Obispo Renato.   Además, la paciencia también debe ser permanente hasta la venida del Señor Jesús (Santiago 5: 7). “No es hasta la semana que viene. ¡Es hasta la venida del Señor! Usted tiene que fortalecer su fe para mantener la paciencia “, concluyó el Obispo. Extraído de la web www.universal.org