¿Dónde está tu corazón?

¿Dónde está tu corazón?

Muchas veces, la mayor preocupación de las personas revela donde está puesto su corazón. Hay quienes están preocupados por la carrera que van a estudiar, con quiénes se van a casar o dónde van a vivir. Todo eso es importante, sin duda. Pero ¿qué es más importante que todo eso? ¿Lo que el cuerpo humano hará o dónde el alma vivirá? Esteban, uno de los discípulos de Jesús, nos enseña la importancia de estar preocupados por agradar a Dios en todo momento. Esteban hacía prodigios y por ello las personas lo criticaban. Siendo criticado, Esteban no dejó de agradar a Dios. Él estaba firme en su fe y sabía a quién deseaba agradara hasta el final de su vida. ¿La prueba de esto? Pues Esteban murió siendo apedreado y nunca negó la fe en Jesús. La persona que tiene esta calidad de fe entiende la importancia de priorizar a Dios por encima de todo, pues de Él viene la salvación. ¿Cómo es usted cuando enfrenta un problema? ¿Busca agradar a Dios incluso en ese momento? Esteban lo hizo y Dios permitió que pasase para que nos sirviera de ejemplo. La verdadera fe es firme y sacrifica nuestra propia voluntad para hacer la voluntad de Dios. ¿Cuál es la calidad de su fe? ¿Está preparado para pasar por los problemas más grandes y aun así seguir de pie? El tesoro de su corazón, sea el que fuere, será su motivación para continuar. Si su corazón está en el Altar, puede confiar en que saldrá de todos los problemas.    La verdadera fe es firme y sacrifica su voluntad.