Depresión: cuando el amor se acaba

Depresión: cuando el amor se acaba

La ruptura lleva a las parejas a sufrir de depresión que genera insomnio, inapetencia, miedo y, en casos extremos, suicidio.   El 9 de mayo, Vanessa Terkes y su esposo George Forsyth anunciaron su separación luego de 8 meses de matrimonio. En una carta, la actriz dijo que la decisión que tomó lo hizo para salvaguardar su tranquilidad emocional.   Sin embargo, el 14 de junio la verdad se supo cuando Vanessa denunció por violencia psicológica a su aún esposo ante la Corte Superior de Justicia de Lima. Según Terkes, Forsyth la llamaba burra, cuando le reclamaba le respondía con eructos, incluso llegaba alcohólico a su casa, entre otras cosas.   Muchos creen que cuando hablamos de violencia de género, solo nos estamos refiriendo a violencia física. Sin embargo, no es así. La psicóloga Jennifer Cortez afirma que cuando existe una crisis de pareja donde de por medio hay agresiones, esta se presenta no solo en lo físico sino también en lo psicológico, que muchas veces duele más y toma más tiempo para cerrarse.  
“La persona que sufre de violencia psicológica ve afectado su lado espiritual, laboral, económico y académico. Mientras que, en lo corporal, al caer en depresión, experimenta miedo, insomnio, inapetencia, falta de motivación, etc. Y esto sucede porque todo lo que nos afecta psicológicamente repercute en nuestro cuerpo”, afirma la profesional.
El día que presentó la denuncia contra George Forsyth, Vanessa Terkes sufrió una crisis de nervios, por lo que tuvo que ser atendida de urgencia en una posta de salud. Jennifer Cortez advierte que si la depresión no es tratada cuando aparece y se deja pasar tiempo, existe el riesgo de que la persona afectada empiece a pensar en el suicidio como una única salida a su problema.  

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Tratamiento

Antes de empezar a tratar al paciente, afirma Cortez, se le tiene que evaluar para saber en qué etapa de depresión se encuentra. “Esto es importante para saber si va a requerir solo atención psicológica o precisará también de asistencia psiquiátrica”. Sin embargo, dice la psicóloga, la idea es que quien vive en depresión no dependa del profesional de la salud, sino que procure herramientas que puedan ayudarle a enfrentar la situación en la que se encuentra. Y esto pasa por contar con factores protectores como la familia, amigos, el apoyo espiritual, etc.  

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     TOMA NOTA

2018
  1. 1. Ese año, 40 494 mujeres sufrieron de violencia psicológica de parte de sus parejas.
  2019
  1. En los primeros 4 meses del año, 145 mujeres de entre 19 y 59 años sufrieron violencia psicológica.