“Citas rápidas”: una nueva modalidad de conseguir parejas

“Citas rápidas”: una nueva modalidad de conseguir parejas

 En solo 10 minutos, hombres y mujeres solteros buscan saber si tienen ‘química’ a través de encuentros reales.   En Lima, desde hace tres años, existe una alternativa para encontrar pareja a través de las llamadas “citas rápidas”, una modalidad que te permite saber en 8 o 10 minutos si tienes química con tu interlocutor. ¿Es posible quedar cautivado de manera tan rápida? La doctora Jessica Virhuez Polleri, psicóloga psicoterapeuta, afirma que en la mayoría de los casos no funciona porque no existe un fondo natural y espontáneo como acontece cuando uno conoce a alguien en una reunión social, familiar, laboral, etc.   Según Virhuez, el ritmo de vida que los tiempos modernos nos han impuesto, donde la gente ya no tiene tiempo para socializar, ha llevado a muchas personas a procurar estos eventos con la ilusión de encontrar a alguien con quien salir y compartir experiencias.   De acuerdo con los organizadores, las personas que asisten a las “citas rápidas” son hombres y mujeres solteros de entre 29 y 70 años que van a conocer gente real con un solo objetivo: encontrar pareja. Y para eso llenan sus datos y realizan un pago. Para la profesional, el rango de edad de los asistentes nos revela que son personas con problemas de autoestima, que carecen de valores, son tímidos, y tienen inclinación a los placeres y a la facilidad de conseguir parejas ocasionales. Aunque también existe la posibilidad de que estemos frente a sujetos con comportamientos adictivos.   “En los Estados Unidos, donde esta modalidad de conseguir pareja ya tiene años, se han reportado casos de individuos que se inscriben de manera consecutiva a estas “citas rápidas”, no con la intención de encontrar al amor de su vida, sino para poder disfrutar de la adrenalina que les causa el seducir personas”, sostiene.   Riesgos Estas “citas rápidas” a pesar de no ser a ciegas te exponen, afirma Jessica Virhuez, a conocer personas violentas, con trastorno de personalidad, problemas mentales. “En pocos minutos es imposible conocer el pasado emocional, psicológico de tu interlocutor. Por eso no lo recomendamos”, asegura la profesional.