Cannabis medicinal: su mal uso genera adicción

Cannabis medicinal: su mal uso genera adicción

Pacientes que lo vienen usando inadecuadamente desarrollan problemas psiquiátricos y provoca la aparición de otras enfermedades. Solo está recomendado para cuatro casos.   El 16 de noviembre del 2017 el Gobierno aprobó la Ley 30681, ley que regula el uso medicinal del cannabis y sus derivados, y el 23 de febrero de este año, publicó el reglamento de dicha ley. Con este reglamento, el Gobierno busca garantizar de manera lícita el acceso y uso del cannabis para mejorar y aliviar los problemas de salud que padecen 7596 personas en el país. Según el doctor Alfonso Zavaleta, miembro de la Academia Nacional de Medicina y asesor científico de Cedro, el uso del cannabis medicinal solo está recomendado para las personas con dolor crónico, como en aquellos que sufren de cáncer en fase terminal, y que se sabe no vivirán más de seis meses como para desarrollar adicción. Igualmente, para aquellos que tienen esclerosis múltiple, ya que calma un poco las contracciones y el dolor. Agrega, que la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de los Estados Unidos también lo recomienda para los que sufren de convulsión refractaria. Y para los pacientes con náuseas y vómitos como consecuencia de la quimioterapia cuyo número de sesiones no sea prolongado. Riesgos A pesar que no existe base científica para afirmar que el cannabis medicinal es bueno para otras enfermedades, hay pacientes que lo vienen usando para tratar el glaucoma, la artritis reumatoide, diarrea, enfermedad del Parkinson, autismo, distrofia muscular, sida, tratamiento de cánceres, esclerosis lateral múltiple, etc. El uso inadecuado de este fármaco, advierte el doctor Zavaleta, expone a estos pacientes a desarrollar enfermedades psiquiátricas severas de por vida, como psicosis, crisis de pánico, depresión, etc., si es que cuentan con predisposición genética. Y si no lo tienen, eso no los excluye a generar además de adicción, alteraciones de memoria, alteraciones en la capacidad de aprender, alteraciones hormonales que aparecen en los hombres y mujeres y que afectan los procesos de relacionamiento sexual, entre otras dolencias. En el caso de los niños, acota, a sufrir de dificultades cognitivas y limitaciones en logros educacionales, siempre y cuando el cannabis contenga alta dosis del THC, que es el responsable de los efectos adictivos, y no de CBD, que es un activo inocuo. Recomendaciones El cannabis no cura las enfermedades, es solo un paliativo, que mal usado genera otros problemas de salud. Por eso, el doctor Alfonso Zavaleta recomienda a la población informarse para saber en qué dolencias puede usarlo. Asimismo, que el producto que adquiera en las farmacias autorizadas cuente con el registro sanitario de la Digemid, y que el médico tratante esté registrado.