5 veces en las que la Biblia habló sobre la fe

5 veces en las que la Biblia habló sobre la fe

La fe es un instrumento importante que nos ayuda a permanecer en las enseñanzas de Dios y en la victoria contra los espíritus malignos que avanzan contra nuestra vida. En su libro Fe racional, el obispo Edir Macedo separa los dos tipos de fe: “La fe emotiva y la fe racional son opuestas entre sí. Mientras que la fe emotiva se trata de lo que se siente en el corazón o en el alma, la fe racional e inteligente se trata de una certeza en el intelecto, en la mente. Pablo relata que quienes tienden a la carne, refiriéndose al corazón, las emociones y los sentimientos, tienden a la muerte. Muchos caen en tentación porque se dejan llevar por lo que sus ojos ven y su corazón siente. Existe una frase popular que dice: ‘Aquello que los ojos no ven, el corazón no siente’”. Entonces, vea a continuación 5 lecciones bíblicas valiosas sobre la fe inteligente y sepa más sobre cómo poner en práctica dicha herramienta importante. “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17). Aquí, el apóstol Pablo dice que debemos estar atentos y poner en práctica las enseñanzas deDios. De esa manera la fe nace en nuestra vida. La fe que proviene del Señor esSu poder actuando dentro de nosotros. “Porque por fe andamos, no por vista” (2 Corintios 5:7). Sin la fe sobrenatural no hay forma de actuar con convicción ante las inseguridades. Esta es la que nos permite creer en lo que no vemos. Es la que nos da enfoque, aunque las circunstancias demuestren lo contrario. Si usted aún no tiene esa fe, pídale a Dios que le sea revelada. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9). La Salvación solo puede ser alcanzada por medio del Altísimo y ningún hombre puede salvarse por cuenta propia. Es por eso que esta solo puede ser alcanzada por la fe. Sin embargo, cabe recordar que quien es de Dios también tiene buenas obras.   ”Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre” (1 Timoteo6:11). Aquí, el apóstol Pablo le dice a Timoteo que no se corrompa por las malas costumbres, y que se mantenga en aquello que proviene de Dios. Así como Timoteo, nosotros también tenemos que huir del mal.   “Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora” (Mateo15:28). La mujer de este pasaje bíblico le mostró al Señor Jesús una fe pura, sincera, persistente. A ella no le importaron los obstáculos, que dificultaron la aproximación de ella con Dios. Observamos que el Señor Jesús no la atendió rápidamente, esto fue para enseñarnos la importancia de la perseverancia. Es necesario insistir hasta que venga la respuesta.